Las cortinas son un mueble con el que jugar para cambiar el aspecto de su hogar.

Cortinas con cristal, panel, rizado o cenefa : aquí tienes algunos de los modelos de cortinas de interior para elegir, naturalmente dentro de una amplia gama de colores y tejidos.

Hoy la propuesta es realmente tan amplia como para poner en dificultades a cualquier persona que no tenga gustos claros.

Veamos juntos cuáles son los elementos a tener en cuenta para elegir el color de cortina ideal.

Cortinas como elemento estético

Las cortinas deben combinar armoniosamente con el color de las paredes de las habitaciones en las que se colocan . Las más utilizadas son las blancas, pero requieren más limpieza porque mostrarán hasta la más mínima mota de polvo. Si eliges este color puedes estar seguro de que combinará fácilmente con todos los ambientes, pero no excluyas crear un look esencial y original, optando por un tejido con textura estampada: será una solución práctica y eficaz a la vez.

Si te gustan los colores suaves, aborda tonos naturales como la cuerda, el arena o el beige : le darán un toque cutre a tu habitación y dejarán entrar mucha luz, haciendo que las estancias parezcan muy amplias. Prefiere esta propuesta si tu decoración es muy oscura.

Si, por el contrario, te encantan los colores más vivos , te recomendamos que te lleves uno que ya esté presente en la habitación como, por ejemplo, el de un mueble, una alfombra o una lámpara. De esta forma se puede dar un toque de continuidad y crear un ambiente homogéneo sin que sea excesivamente colorido.

Cortinas como elemento de privacidad

Hasta ahora nos hemos centrado más en el aspecto estético que en el funcional. Sin embargo, cada vez con más frecuencia, la principal razón por la que optamos por utilizar cortinas de interior es para protegernos de miradas indiscretas. Dependiendo de la zona en la que vivas, más o menos céntrica, puedes decidir si adoptar un tejido opaco o transparente. Si, por así decirlo, estás rodeado de otras casas, es más adecuado evaluar tejidos sostenidos, capaces de dar mayor cobertura.

Además de ayudarte con la privacidad, las necesitarás para regular la entrada de luz natural: las cortinas de este tipo son muy útiles para crear un ambiente menos luminoso según tus necesidades.

Una cortina para cada estilo

Hemos visto que la elección de colores y materiales es fundamental para identificar las cortinas más adecuadas, pero también es recomendable tener en cuenta el estilo de la estancia en la que se insertarán.

Si tienes una habitación con muebles clásicos y te gusta un estilo elegante, puedes optar por una cortina con cenefa que enfatizará aún más el gusto refinado del ambiente. Si es así, elija una paleta de colores apagados que se adapte perfectamente al entorno sin hacerlo demasiado sombrío.

Para la sala de estar, puede elegir entre cortinas de vidrio o paneles . Los modelos de paneles dan un aspecto riguroso y al mismo tiempo contemporáneo, y son perfectos tanto en una habitación amueblada de forma moderna como en una un poco más retro en la que quieres rejuvenecer un poco el estilo. En el caso de las cortinas de cristal, en cambio, puedes decidir si comprar el modelo con estructura de riel o varilla. En este último caso puedes optar por cortinas con anillas por dentro por las que pasar el palo.

Las cortinas de cristal son las más utilizadas en interiores, porque son especialmente adecuadas no solo para dormitorios, sino también para baños, cocinas y salones. En este caso, puede optar por elegir un solo modelo a declinar en varios colores y tejidos para cada ambiente.

Dependiendo de la habitación, podrá identificar el tamaño más adecuado; por ejemplo, en el caso de las cortinas de baño y cocina, recomendamos elegirlas del mismo largo que el vidrio para una mayor practicidad. En el caso de la zona de estar, puedes optar por un modelo más largo para recrear un look más refinado.

Y si te gustan las líneas más onduladas, las cortinas fruncidas sin duda serán para ti . Puedes elegir un modelo en el que se cose el rizo, para mantenerlo fijo o, en caso contrario, simplemente optar por una cortina de panel con un ancho mucho mayor que el del vidrio. En este último caso, dependerá de usted crear el rizo que prefiera. Además, si algún día te cansas de este modelo, puedes reducirlo en ancho y crear un efecto suave que cae fácilmente sobre el cristal.

Consideraciones finales

Y de todos modos, de hecho, conviene recordar que una cortina no será para siempre: siempre puedes contar con este elemento para variar el look de las habitaciones. Desde colores suaves hasta una paleta vitamínica, elaborada con telas transparentes y ondeantes, hasta telas sostenidas y opacas, en colores sólidos o con estampados: de cualquier forma que quieras amueblar tu hogar, aquí en CasaHomeDSGN podrás encontrar el modelo que mejor se adapte a tus habitaciones!